Cinco Novelas existencialistas

Luego de la Segunda Guerra Mundial el mundo y la historia cambiaría de manera radical para siempre, nunca antes se había visto tal exhibición de sangre y muerte en la historia de la humanidad. La visión sobre la vida no volvería a ser la misma luego de la derrota del Tercer Reich, y los ojos de la humanidad se fijarían en el interior del ser y de su existencia. El movimiento del existencialismo nacería para exponer al mundo, en pocas palabras, la libertad del hombre para elegir el camino personal que más se ajustara a sus proyectos de vida, haciendo que su propia realización sólo dependiera de su misma existencia y de sus decisiones. 

Las siguientes son cinco novelas, que si bien algunas no se escribieron después de la Segunda Guerra Mundial ni en el auge del movimiento existencialista, exponen lo que el existencialismo propone:


Crimen y castigo - Fiodor Dostoievski


Novela rusa que presenta la lucha interna de un hombre, Raskólnikov, quien al no poder pagar la deuda de arrendamiento, asesina a su anciana arrendadora; es en este punto en que la novela comienza a mostrarnos el interior de la mente del protagonista luchando contra sus demonios, la culpa hace que su vida se convierta en un infierno siempre acechante; pensamientos que atacan su moral y la formas maniqueas que pueden tomar las decisiones del individuo.

El túnel - Ernesto Sábato



La novela de Ernesto Sábato es una delicatessen psicológica, que pretende evidenciar al protagonista, Juan Pablo Castel,  a través de sus pensamientos y pasiones, un hombre desolado y triste que no se lleva con el mundo, lleno de angustia por encontrar la paz interior. Juan Pablo Castel cree que su felicidad se encuentra en una mujer, pues ella podría darle sentido a su existencia, cosa que le generaría problemas al descubrir que no se puede tener a la fuerza a otro ser con propia existencia, que cada quien es libre y no está para llenar los espacios angustiantes de otros ser humano, por lo que su felicidad se ve truncada. Para Juan Pablo Castel la existencia es un sinsentido doloroso que puede ser un infierno personal.


El principito - Antoine de Saint-Exupéry


Tal vez cuando pensamos en novelas existencialistas «El principito» sea la última en pasarse por la cabeza, sin embargo, la novela está llena de existencialismo. La historia que en primera medida parecería un cuento dulce para niños, es en realidad una reflexión muy adulta de la vida, el mismo autor en la novela alerta que no es una historia para niños, y es que «El principito» es una alegoría a la perdida de la infancia, no sólo la biológica sino la mental, es decir cuando el ser humano crece pierde todo aquello que fue bueno en la infancia, y se ve sumergido en un mundo adulto monótono y sin color, una existencia que lineal que moldea la mente y esfuma la candidez infantil. El personaje del principito pretende exponer esas cosas que aquejan la adultez y que se arraigan en la existencia como única forma de vida, impidiendo al individuo ser partícipe de sus decisiones y del modo en que llevará la corta estancia existencial en el mundo.


La náusea - Jean Paul Sartre



Jean Paul Sartre como exponente del movimiento existencialista, presenta una novela de gran carga existencial, en la que se verá al historiador Roquentin intentando realizar la biografía del aventurero Monsieur Rollebon, y en su investigación lo asaltarán cuestionamientos sobre su propia vida, tratando de encontrar cual es el secreto que mueve los hilos de la existencia, lo que hace que el protagonista se vea inundado de una náusea profunda causada por la extrañeza de la existencia. Encontrarse con el absurdo de la vida lo lleva a un abismo de desencanto, dejando de lado la biografía, ya que si no es capaz de comprender su existencia, mucho menos logrará descifrar la existencia de otro.

El extranjero - Albert Camus


Albert Camus presenta una novela profundamente existencial que expone el absurdo de existir y la apatía por la vida, una historia imperdible en la que el protagonista Meursault es un hombre que se deja llevar por la vida como si de una hoja arrastrada por el viento se tratase, es un ser ajeno al mundo en que vive y que se ve obligado a caminarlo, dejando que su existencia siga el rumbo sin que se vea afectado por el exterior, un hombre encerrado en su propio ser al que la vida no parece importarle, como una obligación que toca hacer y que mecánicamente lo hace vagando por el hilo existencial que es la vida, en un mundo que se le presenta en forma de hastío.


El amor en los tiempos del cólera; colección de frases




Sin lugar a dudas «El amor en los tiempos del cólera» es unas de las grandes obras de Gabriel García Márquez, una historia de amor entre Florentino Ariza y Fermina Daza, que se ve enfrentada al paso constante y devastador de los años, pero que se mantiene impasible, esperando el momento para florecer en un valle seco. Aquí una colección de frases que sobresalen en la historia de amor incorruptible y de pasiones desbordadas de Gabriel García Márquez:



«Le enseñó lo único que tenía que aprender para el amor: que a la vida no la enseña nadie»


«Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor»


«Tenía que enseñarle a pensar en el amor como un estado de gracia que no era un medio para nada, sino un origen y un fin en sí mismo»


«El amor se hace más grande y noble en la calamidad»

«Se puede estar enamorado de varias personas a la vez, y de todas con el mismo dolor, sin traicionar a ninguna»


«El hecho de que alguien no te ame como tú quieras, no significa que no te ame con todo su ser»


«Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados»

«Ni el uno ni el otro tenían vida para nada distinto de pensar en el otro, para soñar con el otro, para esperar las cartas con tanta ansiedad como las contestaban»

«El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno»



«Le había enseñado que nada de lo que se haga en la cama es inmoral, si contribuye a perpetuar el amor»

«Aprovecha ahora que eres joven para sufrir todo lo que puedas, que estas cosas no duran toda la vida»

« ¿Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo? -Le preguntó.

Florentino Ariza tenía la respuesta preparada desde hacía cincuenta y tres años, siete meses, y once días con sus noches.

-Toda la vida -dijo
»

Las cinco mejores novelas de Agatha Christie



Agatha Christie pasó a la historia como la «reina del suspenso» con personajes entrañables como el detective Hércules Poirot y la aguda anciana Miss Marple. Con novelas escritas con gran maestría en las que la inteligencia y la deducción cobran gran importancia para la resolución de asesinatos, se hizo un campo en la historia de la literatura detectivesca y su nombre es sinónimo de misterio y crimen de ficción.

Diez negritos




Tal vez sea la novela más recordada de Agatha Christie, que narra la reunión de diez personas en una isla que fueran invitadas por una misterioso personaje para pasar las vacaciones, sin embargo, la misteriosa isla se convierte en testigo de extraños asesinatos de los que son victimas los invitados, quienes no pueden de ninguna forma huir del pedazo de tierra rodeado por el mar. La premisa de la historia de Diez negritos se convertiría en un tópico recurrente en novelas del mismo género o con variaciones más allegadas al género de terror, un clásico imperdible de la «reina del suspenso».

Asesinato en el Orient Express


Convertida en un clásico de culto por los amantes de la literatura detectivesca, Asesinato en el Orient Express presenta al genial, agudo y arrogante detective Hércules Poirot quien deberá resolver el extraño caso de asesinato, enfrentándose a trece sospechosos varados en un tren. La novela es una genial aventura de deducción y naturaleza humana, donde nada es lo que parece, con un final que cogerá al lector por sorpresa. Asesinato en el Orient Express es una novela imprescindible de Christie que ha calado fuertemente en la cultura popular, con versiones en el cine y en los videojuegos.

El asesinato de Roger Ackroyd


De nuevo Hércules Poirot se ve envuelto en un caso de asesinato, esta vez, luego de retirarse a King's Abbott y dedicarse a una vida tranquila, pero nada más lejos de la realidad, la pequeña ciudad es se convierte en un nicho para extrañas muertes, la Señora Ferrari muere por tomar demasiados somníferos, un año antes su esposo muere por una gastrítis, aunque algunos sospechan que fue envenenado, y por último el terrateniente de la propiedad de la Señora Ferrari, Roger Ackroyd, es asesinado con una daga clavada en la espalda. La muerte del señor Ackroyd hace que Poirot haga lo que mejor sabe hacer, descubriendo un caso lleno de mentiras e infidelidades donde los celos son el detonante.

Un cadáver en la biblioteca




Esta vez el turno es para Miss Marple, la anciana con gran agudeza que no deja escapar ningún secreto, tiene el objetivo de descifrar el misterioso hallazgo del cuerpo de una joven en la biblioteca de Coronel Bantry y su esposa Dorothy. El cadáver de la joven es encontrado con signos de estrangulamiento, y la misión de la anciana detective es dar luz a un caso en que todo apunta a los dueños de la casa.

El tren de las 4: 50


La señora McGillicuddy es testigo de un asesinato de una mujer rubia en un tren que va paralelamente al suyo, sin embargo, al avisar a las autoridades estas no le creen ya que no se haya el cuerpo de la victima, por lo que la señora McGillicuddy pedirá ayuda a su amiga, la genial detective Miss Marple, quien con su cerebro deductivo se encargará de desvelar el truco que usó el asesino para ocultar el crimen, para ello se valdrá de la asistencia de su muy lúcida amiga Lucy Eyeslesbarrow. Una novela interesante que tendrá al lector preguntándose qué hizo el asesino para tratar de no ser encontrado.



Reseña: El otoño del patriarca - Gabriel García Márquez


Sinopsis:

García Márquez construyó, en El otoño del patriarca, una maquinaria narrativa perfecta que desgrana una historia universal -la agonía y muerte de un dictador- en forma cíclica, experimental y real al mismo tiempo, en seis bloques narrativos sin diálogos, sin puntos y aparte, repitiendo una anécdota siempre igual y siempre distinta, acumulando hechos y descripciones deslumbrantes.



Opinión:

El otoño del patriarca narra la historia de un dictador en plena decadencia, lleno de los demonios producidos por el poder totalitario, un hombre viejo y atormentado al que la naturaleza misma de la senectud le muestra que el poder no puede con el paso del tiempo y la enfermedad. 

Gabriel García Márquez hace un retrato de un hombre poderoso, desalmado y despótico que por medio del miedo ha sustentado respeto y poder. El perfil del Patriarca es el típico del dictador que se empecina en arraigarse en su tiránico trono hasta sus últimos días, un reflejo fiel de los dictadores latinoaméricanos; una amalgama de todos ellos sin importar sus ideologías. El Patriarca es un hombre venido del pueblo y de los suplicios de la miseria, obnubilado por todo lo que el poder le dio y que en su infancia se le negó, se monta en el poder gracias a que su país es inestable, propenso a las guerras internas y los golpes de Estado, tal como lo fueran sus homólogos reales de América latina.

El autor entonces establece el retrato de un hombre triste y aislado, que no se permite una vida normal, rodeado de personas que pueden ser hienas buscando la debilidad para alzarse con el poder; su soledad es su única y real compañera pero que al fin y al cabo no es más que otra traidora, pues también ella aporta a su paranoia y al declive de su cordura.

Por otro lado existe un personaje que se robará muchas veces el protagonismo del Patriarca, Patricio Aragonés, un doble muy parecido al dictador, usado para hacer las tareas cotidianas del gobierno, pero sobretodo para ser mostrado al público y servir como chaleco antibalas del real dictador. Patrico Aragonés se convierte entonces en el poder de mostrario, un títere más de la dictadura pero con la salvedad de que su figura idéntica al tirano le concede grandiosas libertades, esas que se le fueron sustraídas al pueblo, pareciera que Gabriel García Márquez lo coloca allí no sólo para que haga las veces de seguro de vida del Patriarca, sino como una metáfora, es decir el Patricio Aragonés no es más que la representación de todo lo que el dictador quisiera ser y hacer, ostentar su poder mientras se pavonea frente al pueblo, poder entablar relaciones y no estar en perpetua soledad, es una exención del tirano y de sus deseos profundos aniquilados por la misma fuerza aplastante que es el poder.

Pero el Patriarca seguirá siendo el real ente todopoderoso, sobre él no hay nadie y desde su estancias demostrará su inmisericorde ser, haciendo lo indecible para no perder su trono, al final el tirano pasa a convertirse en dos seres, su doble Patricio Aragonés y él mismo, uno siendo la máscara y otro siendo el poder detrás del poder.

Pero por más que un tirano pueda ser temido e idealizado por el pueblo, al ocaso del día no deja de ser un simple humano, con temores y miserias, que por más que sea su vida algún día el tiempo se encargará de borrarlo del mundo, incluso del mismo recuerdo. Gabriel García Márquez entonces propone un dictador que es todos los dictadores del mundo, un reflejo de lo que el poder inmenso causa en una sola persona, y por sobre todo presenta a un hombre triste en soledad, que lo único que tiene en el mundo es poder.

«yo soy el hombre que más lástima le tiene en este mundo porque soy el único que me parezco a usted» Patrico Aragonés agonizante le dice al Patriarca.


 Calificación: 4.5/5 

                                                                     
                                                                   

Biografía Gabriel García MárquezGabriel García Márquez


Nació en Aracataca (Colombia) el 6 de marzo de 1927. Sus padres fueron Gabriel García y Luisa Márquez. Estudió Derecho en la Universidad Nacional de Colombia, pero lo abandonó para dedicarse al periodismo y la literatura.

En 1955, publicó "La hojarasca", su primer novela. En 1961, se instaló en Ciudad de México. El mismo año publicó "El coronel no tiene quien le escriba" y al año siguiente "Los funerales de Mamá Grande". En 1967, mandó publicar en Buenos Aires "Cien años de soledad", la obra que lo consagró a nivel mundial. En 1972, ganó el Premio Rómulo Gallegos y en 1982, el Premio Nobel de Literatura.

Otras grandes obras suyas son "El otoño del patriarca"(1975), "Crónica de una muerte anunciada" (1981), "El amor en los tiempos del cólera"(1985) y "Noticia de un secuestro" (1996). Sus memorias fueron publicadas en 2002 con el título de "Vivir para contarla".

En sus últimos años padeció de cáncer linfático, mal que provocó su muerte en el 17 de abril de 2014, en Ciudad de México.

Reseña: Crimen y castigo - Fiódor Dostoievski


Sinopsis:
Crimen y castigo (1866), considerada por la crítica como la primera obra maestra de Dostoievski, es un profundo análisis psicológico de su protagonista, el joven estudiante Raskolnikov, cuya firme creencia en que los fines humanitarios justifican la maldad le conduce al asesinato de una usurera petersburgués. Pero, desde que comete el crimen, la culpabilidad será una pesadilla constante con la que el estudiante será incapaz de convivir. El estilo enfebrecido y compasivo de Dostoievski sigue con maestría única los recovecos de las contradictorias emociones del estudiante y refleja la lucha extrema que libra con su conciencia mientras deambula por las calles de San Petersburgo.






Opinión:

Dostoievski ha dejado como legado a la humanidad varias obras que se convirtieron en clásicos de la literatura, entre ellos «Crimen y castigo», una novela profundamente filosófica que nos sumerge en los pensamientos íntimos del protagonista, Raskolnikov.

El autor plantea una situación en que Raskolnikov un joven estudiante se ve obligado a dejar sus estudios por falta de dinero, de igual manera no puede pagar la renta del lugar donde vive; sumado a ello está la soledad en que vive debido a que su hermana y madre están lejos. El problema surge cuando la suma de sus desgracias empiezan a corroer su mente y planea un crimen que le permitirá librase de algunos de sus inconvenientes, un asesinato que puede librarle de las presiones, pero con lo que no contaba Raskolnikov es que su plan no sería perfecto; sobre todo cuando la consciencia comienza a hacer su trabajo.

Dostoievski entonces desarrolla el hilo psicológico que tendrá su novela de allí en adelante, exponiendo a su protagonista a martirios mentales que provienen de lo profundo de su consciencia, por lo que el lector se verá inmerso gran parte de la historia en la mente de Raskolnikov, en donde podrá ver la maestría con la que el autor expone la dualidad humana, el proverbial ángel y demonio a cada lado de la cabeza, esas voces de la mente humana (que no es lo mismo que las voces escuchadas por personas con esquizofrenia) que establecen el sentido moral y dan el actuar del individuo.

El lector también se encontrará con personajes tangibles que estarán alrededor de Raskolnikov, que se ven muy humanos, casi como si en realidad existieran; en especial el protagonista con el cual se sufrirá sus padecimientos psicológicos, sus alegrías y especialmente el sentido de culpa que insta la consciencia de la persona que sabe que ha hecho mal. 

Dostoievski ha sabido dejar al mundo una historia con profundidad filosófica y psicológica que hará que el lector se identifique con el protagonista, que sufra con él y que tal vez comprenda sus acciones, pues es un reflejo de lo que es el ser humano, no porque cada hombre cometa asesinatos, sino porque cada persona se ve enfrentada a su consciencia y sus demonios cada día, cada hora, cada instante.




 Calificación: 4.8/5 

                                                                     
                                                                   

Fiódor Dostoievski 

Nació el 11 de noviembre de 1821 en Moscú. En 1838 se trasladó con su hermano a San Petersburgo para ingresar en la Academia de Ingeniería Militar, donde se graduó como subteniente. Fue cuando comenzó su afición al juego, asunto que le trajo muchos problemas a lo largo de su vida.

En 1839 su padre fue asesinado por uno de sus sirvientes y esta situación produjo una crisis nerviosa en el escritor, desarrollando así sus primeros síntomas epilépticos. Sin embargo, la herencia que le dejó su padre le sirvió para abandonar su carrera en el ejército y dedicarse a escribir.
En 1845 publicó el éxito “Pobres gentes”, su primera novela.

Dostoievski fue arrestado en 1849 por formar parte de un grupo de carácter liberal llamado Círculo Petrashevski. Se le acusó de conspirar contra el zar en las reuniones del grupo. Junto a Dostoievski, varios integrantes fueron condenados a muerte. No obstante en el último momento el autor vio conmutada su pena por cinco años de trabajos forzados en Siberia.

Terminada su condena, Dostoyevski fundó la revista “Tiempo” junto a su hermano en 1859.

Entre 1862 y 1863 realizó varios viajes por Europa y conoció a Polina Súslova, una joven estudiante con quien inició una relación, aunque ella terminó por abandonarlo. Durante su ausencia se prohibió “Tiempo”, debido a una publicación de carácter político. A ello se unió la muerte de su hermano, y Dostoievski se vio obligado a encargarse de su viuda y sus hijos. Esto le sumió en una profunda depresión que le llevó de nuevo al juego.


En 1865 comenzó a escribir “Crimen y Castigo” y dos años después se casó con la taquígrafa Anna Snítkina. Tuvieron cuatro hijos: Sonia, Liubov, Fiodor y Alexei; aunque la primera murió a los tres meses de nacer.

Debido sobre todo a las adicciones de Dostoyevski, su familia no gozó nunca de una posición económica realmente holgada.

Fiódor Dostoyevski murió en San Petersburgo el 9 de febrero del año 1881 a causa de una hemorragia pulmonar. En su lápida se podía leer: “En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere produce mucho fruto”, versículo de San Juan que también aparece en la que fue su última novela: “Los hermanos Karamázov”.

Reseña: Noah - Sebastian Fitzek


Sinopsis:
Él no recuerda su propio nombre. No sabe de dónde proviene. No logra recordar cómo llegó a Berlín y cuánto hace que vive en la calle. Los sin techo con los que vagabundea por la ciudad lo llaman Noah, porque lleva ese nombre tatuado en la palma de la mano. La búsqueda de sus orígenes se convierte en un desafío para Noah. Para él y para toda la humanidad, porque Noah es el elemento principal de una conspiración que pone en peligro la vida en el planeta y ya se ha cobrado diez mil víctimas.

Opinión:

Noah, el thriller de Sebastian Fitzek es una novela con un comienzo excitante, de velocidad trepidante que atrapará al lector muy facilmente en gran medida por sus capítulos cortos con cliffhanger  ingeniosos que harán querer leer el siguiente capítulo.

Sebastian Fitzek arma una historia interesante que nos presenta a un hombre con amnesia salvado de morir en las calles gélidas de Berlín por un vagabundo que se convertirá en su mano derecha a la hora de sobrevivir a una conspiración de talla mundial, en la cual se verán inmersos a medida que el protagonista va teniendo visiones de sus pasado, del cual sólo le queda un tatuaje en la palma de la mano que dice NOAH. 

Noah es una novela que atrapa desde su principio, con personajes definidos que se harán notar gracias a la forma en que el autor los plasma, personajes dispares que se ven poco a poco atrapados por un red peligrosa de conspiraciones en que las vidas son prescindibles. Para quien disfrute de las teoría conspiranóicas de internet, esta novela le encantará, pues en la trama se verá inmiscuido nada menos que el Club Bilderberg, que como sabrán es un foro que se lleva a cabo cada año al cual asisten las personas más influyentes del mundo, la reunión se realiza en un secretismo total, lo que ha dado cabida a miles de historias y teorías conspiranóides alrededor de lo que en el foro se decide, es más, uno de los personajes principales, llamado Oscar, es un completo conspiranóico que hará las veces de apoyo emocional del protagonista, sirviendo así de una especie de conocedor de los oscuros secretos del Club Bilderberg y de los alcances maquiavelicos que pueden tener. Noah también hace gala de una buena acción que es dada en las dosis correctas y en ninguna forma de manera gratuita, por lo que veremos al protagonista lanzar golpes y hacer uso de artes marciales pero con la justificación necesaria, y no sólo para rellenar situaciones. 

Sebastian Fitzek también se encarga de crear un villano con el que se puede simpatizar o no, pero que sin ninguna duda tiene argumentos para defender sus ideas retorcidas exponiendo las razones de su actuar que hará que el lector se encuentre con un dilema moral de proporciones monstruosas, con ideas que si bien puede que no hagan reflexionar mucho, por lo menos lograrán que el lector las tenga en cuenta.


Otro aspecto a recatar de Noah es la ventana que abre hacía la miseria en que se encuentran muchas personas en el mundo, de como sobrevivir un día en las ciudades se ha vuelto una cuestión de vida o muerte para una gran cantidad de población, expone cuestinoamientos morales sobre el problema de la superpoblación mundial y cuál es la mejor forma de superarla en un mundo que pierde sus recursos rápidamente.

Bueno, todo sería color de rosa con Noah, siendo un thriller que hará pasar buenos ratos al lector, sin embargo, cada vez que se descubre la trama detrás del misterioso personaje que lleva tatuado en su mano la palabra NOAH, la historia comienza a tornarse un poco conocida y algo truculenta.

¡ALERTA DE SPOILER!


El lector aventajado en la lectura de thrillers ya por estas épocas se habrá leído «Inferno» de Dan Brown por lo que la trama de Noah se le hará parecida, con un villano queriendo deshacerse de una cantidad considerable de la población mundial para controlar una posible extinción de la humanidad.

Noah es una novela que empieza bien y atrapa facilmente, pero que se ve opacada con un argumento ya visto y con un declive sustancial al final, y es que Sebastian Fizek no ha podido crear un clímax satisfactorio sino que ha dejado un final que va sin remedio en picada.


 Calificación: 3.5/5 

                                                                      


Sebastian Fitzek

Sebastian Fitzek (Berlín, 1971) es un escritor y periodista alemán, dedicado a la novela de intriga y suspense y autor de gran éxito internacional. 
Estudió Derecho y recibió su doctorado en Derecho de Autor. Trabajó como editor y director de programas en varias estaciones de radio en Alemania. 
Su primera novela, el thriller psicológico Terapia, alcanzó en seguida el número uno en ventas de libros y fue nominada al premio Friedrich-Glauser en la categoría de mejor novela debutante, siendo aclamada por la crítica y los lectores por igual. 
Sus dos novelas posteriores, Amokspiel y Das Kind, lo consagraron como el maestro alemán del thriller psicológico. 
Sebastian Fitzek es también uno de los pocos autores alemanes cuyas obras, traducidas a más de veinte idiomas, se han publicado en Estados Unidos y en Inglaterra, países de la novela de suspense por excelencia. 
Hasta hoy vive en su ciudad natal y trabaja como director del programa de la estación de radio de Berlín 104.6 RTL.